En La Tipo sabemos muy bien que el papel es el soporte mas importante sobre el que imprimir los trabajos que realizamos. Hoy queremos haceros llegar una breve introducción de como se fabrica el papel. Esperamos que os guste:

El papel sale de las fibras de celulosa que contiene la madera. Esa primera fibra que se utiliza por primera vez es llamada fibra virgen y cuando la volvemos a recuperar a través del reciclado y se vuelve a utilizar para la fabricación de papel como materia prima, se le llama fibra reciclada.

La celulosa se crea de la siguiente forma: partiendo de la madera, primero se hace la separación de las fibras, que van unidas por una especie de pegamento denominado lignina, “moliendo” la madera o disolviendo el pegamento aplicando calor y productos químicos.

Para la fabricación del papel, las fibras de celulosa (vírgenes o recicladas) se mezclan con agua en un gran recipiente llamado “pulper”, de esa mezcla pasa a la máquina papelera. En la máquina, la mezcla de agua y fibras se coloca sobre una larga banda conducida por rodillos. Después se va retirando el agua por varios procesos: vacío, gravedad, secado y presión. Después de todo este proceso obtenemos una gran hoja de papel, que se va enrollando para formar una gran bobina.

El curso del papel por los diferentes pasos de producción puede llegar a formar un recorrido de hasta 200 metros de largo, todo dependiendo del tamaño de la fábrica productora de papel. Las fábricas con la maquinaria más moderna y mediante los diferentes sistemas de automatización, pueden controlar todo el proceso de una forma casi desatendida.

Todos los productos papeleros que ya han sido utilizados y desechados, se recogen para reciclar a través de la recogida selectiva municipal (contenedor azul, puerta a puerta comercial y puntos limpios) y de la recogida que realizan operadores privados en grandes superficies de distribución, industrias, imprentas, etc.

Toda esa cantidad de papel y cartón llega a las empresas dedicadas a la recuperación de este tipo de materiales, donde recibe un tratamiento que consiste en la clasificación, acondicionamiento y enfardado. Al final de este proceso las fábricas papeleras compran ese papel y cartón y lo reciclan, volviendo a ser utilizado como materia prima para fabricar papel y cartón reciclado.